martes, 3 de diciembre de 2013

Amaranto, el Mejor Alimento de Orígen Vegetal



Beneficios y Propiedades Nutritivas



Los beneficios nutricionales del amaranto son muy importantes tanto que ha llegado a ser alimento de astronautas. Su proteína es superior a la de otros cereales. Su valor nutricional sería superior al de la leche de vaca.

El que el amaranto haya sido tan importante en la dieta de los Aztecas y otras civilizaciones del Nuevo Mundo, hace que el estudio de este cultivo sea algo extraordinario y prometedor. No obstante, es uno más de los muchos cultivos alimenticios subutilizados en América Central y del Sur.

Al igual que la quínoa, el amaranto fue seleccionado por la NASA para alimentar a los astronautas por su alto valor nutritivo, por su aprovechamiento integral, por la brevedad de su ciclo de cultivo y por su capacidad de crecer en condiciones adversas. Por todo ello, fue calificado por la NASA como cultivo CELSS (Controlled Ecological Life Support System: la planta remueve el dióxido de carbono de la atmósfera y, al mismo tiempo, genera alimentos, oxígeno y agua para los astronautas). El amaranto pasó a ser cultivado en los viajes espaciales desde 1985. Ese año, el amaranto germinó y floreció en el espacio durante el vuelo orbital de la nave Atlantis. El propulsor de este hecho fue el Dr. Rodolfo Neri Vela, primer astronauta mexicano.

El grano de amaranto posee aproximadamente un 16% de proteína, un porcentaje un poco más alto que el de los cereales tradicionales: el maíz 9,33%; el arroz 8,77% y el trigo 14,84%. Sin embargo, su importancia no radica en la cantidad sino en la calidad de la misma con un excelente balance de aminoácidos. Tiene un contenido importante de lisina, aminoácido esencial en la alimentación humana, que comúnmente es más limitante en otros cereales. Es de alto valor calórico, carbohidratos, fibras y sales minerales, también estos pequeños granos son ricos en lisina 16,6%, aminoácido esencial que se encuentra en la leche en proporción de 16,5%. Junto a otros aminoácidos este grano es comparable en valor nutricional con la leche, lo que lo hace ideal para niños y mujeres en etapa de gestación y amamantamiento.

Según la FAO y la OMS, sobre un valor proteico ideal de 100, el amaranto posee 75, la leche vacuna 72, la soja 68, el trigo 60 y el maíz 44. Además, la digestibilidad de su grano es del 93%. Cuando se realizan mezclas de harina de amaranto con harina de maíz, la combinación resulta excelente, llegando a índices cercanos del 100, porque el aminoácido que es deficiente en uno abunda en el otro.
A su vez, el grano de amaranto no posee gluten, por lo que es un alimento apto para celíacos.

El componente principal en la semilla del amaranto es el almidón, representa entre 50 y 60% de su peso seco. El diámetro del gránulo de almidón oscila entre 1 y 3 micrones, mientras que los de maíz son hasta 10 veces más grandes y los de la papa pueden ser hasta 100 veces mayores. Estas reducidas dimensiones del gránulo de almidón del amaranto facilitan su digestión, que resulta de 2,4 a 5 veces más rápida que el almidón de maíz.

Las hojas de amaranto poseen un alto contenido en calcio, hierro, magnesio, fósforo y vitamina A y C, lo que lo convierte en un buen complemento con los granos. Las hojas son recomendables comerlas tiernas y cocidas para evitar algunos agentes antinutrucionales como los oxalatos y nitritos. En algunos países se come como verdura ocupando el lugar de la acelga y la espinaca. La proteína tiene altos contenidos de aminoácidos tales como el ácido aspártico, la glicina, la lisina y el ácido glutámico. Además las hojas pueden utilizarse como especie forrajera para el ganado u otros animales.

El amaranto trae grandes beneficios incluyendo niveles relativamente altos de proteína (15-18%) y fécula (48-62%). Las extraordinarias propiedades nutricionales y fisicoquímicas de las proteínas del amaranto están bien documentadas; contiene altos niveles de lisina, adecuadas cantidades de triptofan y aminoácidos sulfúricos, mientras que en la mayoría de los cereales la lisina y el triptofan se encuentran en bajas proporciones, al igual que los aminoácidos sulfúricos en legumbres.

Deshidratado, el follaje se utiliza en la fabricación de fideos (como colorante natural), y como relleno de pastas, tartas y otras presentaciones.


Como ya mencionamos, la fama de esta planta que cada día se acrecienta más debido a sus importantes valores nutricionales, que han permitido incluso comparar al amaranto con los aportes nutricionales de la leche. Esto es debido a su alto contenido en proteínas completas, fibras dietéticas, calcio, hierro, potasio y un contenido equilibrado en minerales y vitaminas. Tiene además un beneficioso conjunto de aminoácidos, grasas poli insaturadas, y con la ventaja de que no altera los niveles normales de colesterol.
Para tener una mejor idea sobre su información nutricional, talvez te sea de ayuda saber que por cada ½ taza de amaranto se estaría consumiendo unos 14 gramos de proteína, 15 gramos de fibra, alrededor de 370 calorías y 5 gramos de grasa.
Asimismo, genera un rico aporte en minerales como el magnesio, hierro, fósforo, zinc, calcio, manganeso, potasio y cobre. Mientras que entre su contenido vitamínico se destacan lavitamina C, la B6 y la vitamina K, así como las riboflavonas, acido fólico, niacina y tiamina.


Propiedades curativas del amaranto

Las hojas y semillas del amaranto son usadas como astringente para combatir la diarrea y la sangre en la orina y en la evacuación intestinal, así como la menstruación excesiva.

El amaranto es usado, además, para enfermedades del pecho, atrasos menstruales, también contra gota y enfermedades análogas. Se puede tomar como infusión, cocimiento y también hervir las hojas frescas en un caldo. Este caldo es muy refrescante.

El agua que se obtiene hirviendo el amaranto puede ser empleada para los problemas de

la piel, desde el acné y el eczema hasta la soriasis y la urticaria.


Es un buen gargarismo para las llagas en la boca, encías, dientes y garganta y un fantástico enema para inflamaciones en el colon y las llagas rectales.


Recetas de licuados con amaranto



Liuado de avena, miel y amaranto

Este licuado es un buen complemento para personas con anemia, debido a sus ingredientes que ayudarán a fortalecer el hierro en la sangre.



Ingrediente (1 porción) Calorías: 137

1/2 taza de leche

1 cucharada de mantequilla de maní

1 cucharadita de miel

1 cucharadita de amaranto

1/3 de taza de avena instantánea preparada

6 cubitos de hielo (opcional)



Preparación

Licúa los primeros cuatro ingredientes hasta obtener una mezcla suave. Agrega la avena, sin dejar de batir y por último añade el hielo, no apagues la licuadora. Sirve.







Licuado de amaranto con papaya

Este licuado resulta excelente opción, ya que facilita la digestión. además de proporcionar beneficios para la piel, favoreciendo la cicatrización, gracias a ciertas propiedades de la papaya y el amaranto.



Ingredientes (1 porción) Calorías 205

1 vaso de leche descremada

1/2 taza de papaya

1/2 taza de jugo de naranja natural

1 cucharadita de amaranto



Preparación

Licúa la leche con la papaya hasta integrar bien; agrega el jugo de naranja sin dejar de licuar, integra el amaranto. Sirve. Tomar un vaso al día.







Licuado de amaranto y plátano

Ingredientes (1 porción) Calorías: 225

1 plátano

4 guayabas

1 cucharada de amaranto

1 vaso de leche



Preparación

Licuar todos los ingredientes hasta integrar perfectamente. Bebe poco a poco.Tomar un vaso al día







Licuado de amaranto con semillas de melón

Ingredientes para 2 personas

4 cucharadas de amaranto

1/4 de taza de semillas de melón

1 cda de miel

2 tazas de leche

1/2 taza de cubos de melón



Preparación

Licuar el amaranto, las semillas, la miel y la leche hasta obtener una preparación espumosa. Servir en un vaso con cubos de melón. Tomar un vaso al día.


Otros remedios naturales con el amaranto

Infusión para las aftas o llagas en la boca

Ingredientes

3 tazas de agua

2 cucharaditas de semillas de amaranto

1 cucharadita de hojas de amaranto



Preparación

Hervir el agua, añadir las semillas, tapar y dejar cocer a fuego lento por 5 minutos. Retirar la vasija del fuego y agregar las hojas. Tomar 2 tazas al día para aliviar problemas intestinales.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada